Retro Cars Spain alquiler de coches clasicos para bodas  y eventos

Alquiler de coches cl√°sicos para bodas y eventos
Espa√Īa

Coches Cl√°sicos ¬ŅCultura o inversi√≥n?

Coches Cl√°sicos ¬ŅCultura o inversi√≥n?

¬°S√≥lo quedan 25 d√≠as! para la cita m√°s esperada del a√Īo, el Pebble Beach Concours d¬īElegance 2018 que se celebrar√° el 26 de agosto.

Cada a√Īo, millones de aficionados al autom√≥vil cl√°sico marcan en rojo el mes de agosto en sus calendarios debido a la celebraci√≥n del Pebble Beach Concours d¬īElegance. Una cita que el a√Īo pasado, pas√≥ a la historia por acoger la venta m√°s cara de un cl√°sico en toda la historia: un ASton Martin DBR1 por el que se lleg√≥ a pagar la astron√≥mica cifra de 22,55 millones de d√≥lares -cerca de 19,3 millones de euros-.

La venta del Aston Martin, no es un caso √ļnico, ya que en esa misma reuni√≥n se abonaron 14,08 millones de d√≥lares -m√°s de 12 millones de euros- por un Porsche 917K de 1970 utilizado por Steve McQueen durante el rodaje de la pel√≠cula 24Horas de Le Mans.¬†¬ŅSimple afici√≥n o hay algo m√°s?

Este mismo a√Īo se puso a la venta en el mercado lo que se le considerar√≠a¬†el precio r√©cord¬†por un coche cl√°sico, un Ferrari 250 GTO cuyo propietario espa√Īol, Jose Mar√≠a Aristrain, a la que es joya de su colecci√≥n de coches cl√°sicos e hist√≥ricos por el m√≥dico precio de 65 millones de euros. No obstante, es dif√≠cil saber si este precio r√©cord de subasta es el precio m√°s alto pagado, pues la mayor parte de las transacciones de estos coches se hacen entre particulares y coleccionistas con la mayor discreci√≥n posible.

Por ahora el coche m√°s caro vendido en una subasta que se vendi√≥ este a√Īo es un Ferrari 335 S Spider Scaglietti, durante el R√©tromobile Show de Par√≠s. El comprador fue Leo Messi, quien se habr√≠a gastado nada m√°s y nada menos que 35,7 millones de euros en este F1 de m√°s de medio siglo.

ferrari 335 s

Especialmente a lo largo de la √ļltima d√©cada, el valor de mercado de los coches cl√°sicos ha ido aumentando exponencialmente, superando ampliamente a otros mercados de inversi√≥n como el del arte, las monedas, las joyas, los diamantes o incluso el oro. ¬ŅEl motivo? su precio va creciendo pr√°cticamente desde el primer mes de su adquisici√≥n. Pero esta moda no es completamente nueva, ya que desde finales de los a√Īos 80, el coleccionismo de autos cl√°sicos ha ido ganando protagonismo. Entonces, la econom√≠a japonesa, que experiment√≥ un crecimiento desproporcionado, empez√≥ a interesarse por estos aut√©nticos activos como forma de mantener en movimiento grandes sumas econ√≥micas y, al mismo tiempo, obtener beneficios por todo ello. El f√°cil acceso al cr√©dito y la desconfianza que sufr√≠an muchos inversores en los valores burs√°tiles en otras partes del mundo hicieron el resto: el coche ya no era simplemente una herramienta de transporte o de diversi√≥n, sino que se hab√≠a convertido en un elemento de aut√©ntica especulaci√≥n.

Pero la d√©cada de los 90 no fue especialmente propicia para los inversores en coches cl√°sicos, que vieron como muchos de sus valores, por los a√Īos antes que hab√≠an pagado sumas astron√≥micas, comenzaban a devaluarse de forma continuada. Y as√≠ durante a√Īos, hasta entrar en el siglo XXI.

Un mercado al alza

La crisis econ√≥mica no dej√≥ indemne a este incipiente mercado, que sufri√≥ en primera persona la ausencia de grandes movimientos, tanto de compras como de ventas. Pero al finalizar la recesi√≥n, la inversi√≥n en cl√°sicos volvi√≥ a incrementarse hasta tocar techo en el a√Īo 2014: en Pebble Beach se llevaron a cabo transacciones por valor de 400 millones de d√≥lares -340 millones de euros-, una cifra que, con oscilaciones, se mantiene estable, ya que el a√Īo pasado se invirtieron 247 millones de d√≥lares -210 millones de euros-.

Pero, ¬Ņqu√© es exactamente un coche cl√°sico y por qu√© se alcanzan estos valores por ellos? La respuesta no siempre es f√°cil. Desde un punto de vista formal, un cl√°sico es un veh√≠culo de m√°s de 25 a√Īos aunque, evidentemente, no todos los coches que cumplan esta caracter√≠stica pueden considerarse objeto de deseo por los coleccionistas. Es necesario que, adem√°s de edad, el¬†veh√≠culo cumpla determinadas caracter√≠sticas de exclusividad, prestaciones, rareza e incluso estado de conservaci√≥n. Aunque habitualmente se suele valorar m√°s a los coches m√°s antiguos, aquellos que acaban de cumplir 25 a√Īos tambi√©n encuentran un importante hueco en el mercado, bajo el nombre de “youngtimers”,¬†algo as√≠ como “cl√°sicos del futuro”.

143_Kombibild_Angebot-Service

¬ŅQu√© caracter√≠sticas deben cumplir, entonces, para una m√°xima valoraci√≥n? Deben ser coches de marcas de prestigio, especialmente modelos √ļnicos o muy poco frecuentes, con predilecci√≥n por los prototipos. Si, adem√°s, el propio coche encierra alg√ļn detalle hist√≥rico -haber pertenecido a un personaje famoso o haber participado en alguna prueba deportiva de relevancia-, su cotizaci√≥n se incrementa notablemente. Adem√°s, el prestigio de la marca o del modelo concreto, su tipo de carrocer√≠a -mejor en el caso de los coupes frente a las berlinas-, y, especialmente su estado de conservaci√≥n, acaban siendo trascendentales.

¬ŅCu√°l es el l√≠mite? Seg√ļn la consultora Knight Frank, el valor de un cl√°sico aumenta un 28% en el primer a√Īo desde su adquisici√≥n, un 115% en el plazo de cinco a√Īos, y cerca de un 430% pasada la primera d√©cada. As√≠, un Fiat 124 Sport del a√Īo 1969, por ejemplo, por el que se hubiese pagado una cantidad cercana a los 17.000 euros valdr√≠a, pasados 5 a√Īos cerca de 36.500 euros, y m√°s de 90.000 diez a√Īos despu√©s de su compra. ¬ŅEs entonces una inversi√≥n segura, o detr√°s de ella existe alg√ļn inconveniente que pueda dificultar, o al menos, poner en riesgo, una importante suma de dinero?

restauracion-reparacion-coches-clasicos-09

La restauración como clave

Evidentemente, toda inversión conlleva un riesgo que el usuario deber saber valorar -o, al menos, encontrar asesoramiento profesional para no incurrir en situaciones potencialmente arriesgadas-. Pero lo cierto es que, al menos a día de hoy, invertir en un clásico bien conservado puede llegar a ser muy rentable. Existen, en este sentido, factores a tener en cuenta para determinar si un vehículo de estas características resulta interesante o no para su compra -independientemente del fin para el que se vaya a utilizar, ya sea simple especulación o disfrute del mismo-. El más importante es, sin duda, el estado de conservación, que se utiliza como referencia para calcular el precio del coche. Así, hay seis grados de referencia:

  • 20%:¬†Se trata de un veh√≠culo de dif√≠cil restauraci√≥n, especialmente en lo que a mec√°nica se refiere. En este caso, ser√≠a necesaria una gran inversi√≥n econ√≥mica para su recuperaci√≥n, aunque tambi√©n podr√≠a utilizarse como “donante” para surtir de piezas y recambios a otros proyectos.
  • 40%:¬†El veh√≠culo est√° incompleto, o cuenta con una mec√°nica en mal estado, aunque puede llegar a funcionar. La restauraci√≥n ser√° costosa, al necesitar muchas horas de trabajo y piezas de todo tipo.
  • 60%:¬†Es quiz√°s, el grado m√°s habitual. El coche se encuentra en funcionamiento, aunque requiere de un trabajo importante de restauraci√≥n mec√°nica, de su interior y de su carrocer√≠a.
  • 80%:¬†Se trata del veh√≠culo en su estado original, o restaurado hace mucho tiempo, por lo que es necesario llevar a cabo trabajos de revisi√≥n mec√°nica y adecuaci√≥n de algunas partes de su carrocer√≠a.
  • 100%:¬†El veh√≠culo est√° en un buen estado de conservaci√≥n, con todos sus componentes √≠ntegros, con carrocer√≠a sana sin presencia de √≥xido y en buenas condiciones sana de funcionamiento. Si ha sido restaurado, se ha hecho respetando la originalidad del producto.
  • 120%:¬†El “Santo Grial” de cualquier proyecto de restauraci√≥n. Se encuentra en perfecto estado de conservaci√≥n, original en todos sus componentes y con una mec√°nica perfecta. No se trata de los veh√≠culos m√°s costoso en lo que a precio final se refiere, sino tambi√©n los m√°s escasos, al estar muy demandados por aquellos compradores que no desean emprender todo el proceso de restauraci√≥n.

restauracion jaguar

Una restauración para cada coche

Una vez valorada la pertinencia o no de la compra en función del estado del coche, llega el momento de valorar el impacto económico que necesitará todo el proceso. Aunque no existen dos vehículos iguales, o dos con los mismos requerimientos, lo cierto es que también existen cuatro niveles de restauración que permiten hacer, al menos a priori, una estimación de gastos.

  • Restauraci√≥n funcional.¬†Es la m√°s econ√≥mica, ya que s√≥lo requiere de ajustes mec√°nicos en frenos, suspensi√≥n, direcci√≥n, carburaci√≥n, etc. Todo ello dirigido a poder utilizar el veh√≠culo. En este caso, la factura se limitar√° a una decena de horas de trabajo m√°s los materiales y repuestos empleados.
  • Restauraci√≥n externa e interna.¬†Adem√°s de lograr funcionalidad se pretende mejorar el estado general de chapa y tapicer√≠a. En el caso de que los bajos del veh√≠culo est√©n especialmente da√Īados con gran presencia de √≥xido puede ser necesario un trabajo de reconstrucci√≥n artesanal, algo que tambi√©n puede ocurrir si el interior o la tapicer√≠a deben ser reconstruidos. En estos casos, a las horas de trabajo hay que sumar miles de euros.
  • Restauraci√≥n integral.¬†Es la m√°s habitual, aunque no la m√°s cara. Es la adecuada cuando el veh√≠culo a restaurar tiene da√Īos de carrocer√≠a importantes y es necesario reconstruirla pr√°cticamente por completo. Al ser especialmente complicado encontrar piezas de recambio, el restaurador se ve obligado a fabricarlas √©l mismo intentando mantener en todo momento la esencia del modelo. Algo similar a lo que ocurre en el plano mec√°nico, ya que a excepci√≥n de modelos muy concretos, encontrar piezas v√°lidas y funcionales para el veh√≠culo puede ser tarea de aut√©ntica arqueolog√≠a automovil√≠stica. En valor de la restauraci√≥n, en este caso, vendr√° por la utilizaci√≥n de un mayor n√ļmero de piezas originales, o que respeten el valor hist√≥rico del conjunto.
  • Restauraci√≥n para concurso.¬†S√≥lo para los m√°s ambiciosos y siempre que se cuente con una fuente de financiaci√≥n muy potente. En estos casos, el veh√≠culo se desmonta por completo, pieza a pieza, cambiando cada tornillo y remache. Se revisa, adem√°s, todo el aspecto mec√°nico del coche, y se lleva a cabo un estudio hist√≥rico del modelo para que el resultado final imite a la perfecci√≥n al del veh√≠culo reci√©n salido de f√°brica. Adem√°s de miles de euros en materiales, el coste de este tipo de restauraci√≥n se dispara por la cantidad de horas de trabajo invertidas, que en algunos casos puede alcanzar las 2.500, con un tiempo de desempe√Īo cercano a los nueve meses.

restauracion bmw

¬ŅY restaurarlo en casa?

No siempre es posible llevar a cabo las labores de restauraci√≥n en un taller especializado. En ocasiones, el propio usuario puede decidir emprender esta tarea en su tiempo libre, como simple entretenimiento. En estos casos, es importante habilitar un espacio adecuado para ello, para evitar provocar da√Īos estructurales en el veh√≠culo antes, incluso, de trabajar en √©l. Un deshumidificador que evite la corrosi√≥n de las piezas acabar√° siendo vital.

Estudiar con precisión cada detalle del vehículo -es posible encontrar manuales de taller de estos vehículos incluso en Internet-, ser meticulosos en cada desmontaje -guardar y etiquetar convenientemente cada pieza es vital-, e ir sacando fotografías del estado previo al trabajo pueden ayudar a conseguir que la restauración no acabe siendo imposible. En el caso de lleva a cabo correcciones en la carrocería es importante buscar piezas  de remplazo adecuado. Muchos de estos clásicos utilizan acero al carbono, por lo que contar con un proveedor de confianza será imprescindible. Disponer, además, de la ayuda de otros usuarios en foros especializados puede acabar marcando la diferencia.

restauracion bmw1

Post navigation

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>